26 Sep · Psicosol · Sin Comentarios

El sueño en los niños

El sueño en los niños es, haciendo una broma, de los temas que a los padres más les “quita el sueño”. Y no es para menos, porque todos los que somos padres sabemos lo nerviosos, quejicas, llorones y protestones que se ponen los niños cuando no descansan lo suficiente.

Dormir es una necesidad biológica. Casi todos los mamíferos duermen, aunque no todos lo hacen de la misma manera. Lo que si sucede en casi todas las especies es una gran necesidad de sueño durante el periodo de lactancia y juventud. En los humanos sucede lo mismo.

Mientras que las necesidades de un adulto rondan las 8 horas diarias (menos inclusive en el caso de personas ancianas) en el caso de los niños pueden llegar hasta las 20 horas diarias, en el caso de los recién nacidos.

Y es algo comprensible: durante el sueño el cuerpo se repone y el cerebro asimila las experiencias vividas. Las gacelas o los caballos nacen, y son casi completamente independientes, por ejemplo, para caminar. En el caso de los humanos, para que eso se de debe pasar al menos un año tras el nacimiento, por lo que el embarazo debería durar entre año y medio 2 años. ¿Qué opinan las madres de esto?

En el caso de un lactante, en que todo lo que el cuerpo requiere es principalmente desarrollarse, las necesidades de sueño son muy elevadas, y paulatinamente se van cediendo horas de sueño para el desarrollo motor en un principio, y posteriormente al cognitivo: primero el habla, luego el razonamiento, el pensamiento abstracto, etc.

Si un lactante duerme casi todo el día, en el caso de un niño de primaria, las necesidades mínimas deben ser de 12 horas. Al comenzar la secundaria, deberían rondar las 10 horas de sueño. Y un alumno de bachillerato, casi un adulto, con 8 horas puede pasar.

 

Es importante decir que esta media diaria debe darse toda la semana, de manera equitativa: no vale dormir un día 2 horas, y recuperar el fin de semana el sueño atrasado. Y este es un problema importante, en especial entre los más mayores, que presentan estructuras de sueño muy dispares entre los días de la semana y los del fin de semana.

 

Otro aspecto fundamental se refiere a los hábitos. Han de ser estrictos, especialmente cuanto más pequeños sean, aunque esto suponga una dificultad para los padres. Los niños de menos de 3 años deben acostarse todos los días en su cama o cuna y dormirse en ella, sobre todo en lo que se refiere a la noche. Es frecuente que el niño se duerma en casa de la abuela, por ejemplo, y luego lo lleven dormido hasta su cama. O que se duerma en el carro. ¿Qué pensaríamos nosotros si nos durmiéramos en el sillón y nos levantáramos en la cama? A ellos les sucede igual. Y es peor cuando además los padres llevan a sus hijos a salir por la noche, en un ambiente ruidoso, con un aire cargado…

 

Los padres debemos velar por el descanso de nuestros hijos, aun cuando esto pueda suponer perderse viajes o experiencias. Ya llegará el tiempo en que nuestros hijos no nos necesiten para dormirse y auto gestionarse. Mientras eso llega, el sueño es imprescindible. Es el momento en que se liberan sustancias indispensables para sus cuerpos y mentes en desarrollo.

 

Cuanto antes enseñemos a nuestros hijos a dormir solos en su cama, mejor se adaptarán. El momento ideal puede estar a partir del 6º mes de vida, y antes de los 2 años. Y de dormir en la misma cama, mejor no hablamos. Es una conducta poco recomendable.

Resulta curioso la exhaustividad en que madres y padres llevan otras conductas, como el baño o la nutrición, pero el sueño se olvida. Debemos programarlo como las demás conductas, ya sean lactantes o niños en general.

El descanso es fundamental, y no debemos olvidarlo, ni siquiera en el caso de los adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos un centro multidisciplinar, integrado por psicólogos, pedagogos, logopedas y profesores. Ofrecemos soluciones a los menores, con dificultades familiares, personales y educativas, y a sus familias en Marbella.

¡Suscríbete en nuestro boletín y te mantendremos informado!

Donde Estamos

Dirección: Dirección: Plaza Juan de la Rosa, 6
29601 Marbella (Málaga)
Telefonos: 620 188 038 | 952 771 367

Síguenos en:

Somos un centro multidisciplinar, integrado por psicólogos, pedagogos, logopedas y profesores. Ofrecemos soluciones a los menores, con dificultades familiares, personales y educativas, y a sus familias en Marbella.

Psicólogo infantil, Logopeda, Centro de educación, Clases Particulares Marbella

Dirección: Plaza Juan de la Rosa, 6
29601 Marbella (Málaga)
Teléfonos: 620 188 038 | 952 771 367
Horarios: Lunes a Viernes 9:30 a 14 horas 15:30 a 20:00 horas

Síguenos en:

No te pierdas nuestras próximas actividades y mantente informado de todas nuestras novedades.

Instagram